fbpx
Lecturas enero

He empezado el año lector con buen pie: tres libros, tres mujeres, tres nuevas escritoras. Las lecturas de enero han sido tres relatos muy diferentes, que me han provocado reflexiones y estados de ánimo muy distintos, pero que me han hecho disfrutar todos mis ratos de lectura.


Yo no sé de otras cosas, de Elisa Levi

Leer la primera frase de “Yo no sé de otras cosas” ya me transportó a la mente de Lea, la protagonista. Su manera de hablar, rápida, directa y casi febril, me atrapó. Lo mismo me pasó con el estilo de la autora, ágil y teatral, que contagió mi ritmo de lectura. Poseída, leí sin detenerme hasta llegar la última página.

“Yo no sé de otras cosas” es la historia de una chica de 19 años que siente un ardor en el estómago. Una sensación de ahogo, de angustia, de pánico por quedarse atrapada en una vida que ya conoce. Y es que todo lo que le rodea se le queda pequeño: siente que las cuatro calles de su pueblo son una cárcel, el único escenario posible del destino que le espera.

Pero no lo piensa aceptar.

Y así se lo cuenta a su auditorio, un hombre cualquiera que espera a su perro, mirando hacia el bosque donde se ha perdido el animal. Un bosque que ha estado siempre una frontera para los habitantes del pueblo, un aviso de la oscuridad que hay más allá de sus límites, de los peligros de aquello inexplorado. De todo lo que es desconocido, de lo que Lea no sabe nada.

En “Yo no sé de otras cosas” Elisa Levi despliega un relato costumbrista del mundo rural excepcional. Una historia sobre alguien que lo quiere conocer todo y que no quiere perderse nada. Un monólogo interno que brota de dentro la cabeza de Lea. Una vocecita que, de alguna manera, ha acabado también resonando dentro de mí.


La madre de Frankenstein, de Almudena Grandes

A finales del 2021, con las chicas del Club Bovary elegimos “La madre de Frankenstein” como primera lectura del año. Queríamos hacer nuestro pequeño homenaje a Almudena Grandes, a escritora de novelas y columnista en El País que falleció a finales del 2021.

En esta historia, la autora nos traslada a la España de los años 50, al manicomio de mujeres de Ciempozuelo, en el sur de Madrid. Allí, Germán, psiquiatra que acaba de volver de su exilio en Suiza, se reencuentra con una polémica y antigua paciente de su padre: Aurora Rodríguez Carballeira.

Tras asesinar a sangre fría a su hija Hildegart, una de las figuras intelectuales más prometedoras de la España de los años 20, Rodríguez Carballeira fue recluida en este sanatorio para mujeres, donde vive inmersa en sus delirios. Siempre vigilada de cerca por María, la nieta del jardinero que se convierte en auxiliar de enfermería del centro y que es la única capaz de acercarse a la enferma.

Almudena Grandes entrelaza la voz de estos tres personajes para conseguir una compleja fotografía de un rincón de la España franquista, tan concreto y tan representativo del momento al mismo tiempo. Y lo aprovecha para hablar de la eugenesia, de la salud mental, del poder de la iglesia y de sus prácticas criminales, del peligro de quererse bajo el régimen católico y del exilio más allá de las fronteras españolas.

“La madre de Frankenstein” ha sido la primera novela que leo de esta autora, un pequeño placer que seguro repetiré pronto.


Sagitario, de Natalia Ginzburg

Desde que vi la portada supe que lo quería leer. El cuadro de “Les hermètiques”, del pintor catalán Miquel Viladrich y Vila, me hacía pensar en un relato de amistad entre mujeres, en una relación con brechas, con muchas sombras y secretos no compartidos. Y no andaba desencaminada.

En “Sagitario“, Natalia Ginzburg describe la relación entre la protagonista, una mujer de mediana edad que deja su casa en el camp, y Scilla, con quien establece una amistad cuando se instala en la ciudad. Ambas son inquietas y enérgicas, y así las describe la hija de la primera. Ella es la narradora de las peripecias de las nuevas amigas mientras ponen en marcha su propio negocio: Sagitario.

A través de esta narradora inusual, Ginzburg construye un relato psicológico cercano y definido, pero sin llegar a ser íntimo. Se centra en captar la frustración y las decepciones de la vida de la protagonista, quién sufrirá un final inevitable. Y lo hace con una ironía ácida, un humor fino y una elegancia sutil.

Ha sido un placer haber descubierto a esta autora de la mano de Editorial Acantilado, que nos lo mandó para nuestro podcast de Conspiració Literària.


¿Y en febrero que?

En febrero quiero volver a leer una de mis autoras favoritas: Marianne Fredriksson. Clàudia me regaló por Navidad uno de sus pocos libros traducidos al catalán que todavía no había tenido la oportunidad de leer. Y siento que es el momento de zambullirme en él. Es el momento oportuno, pues tendré que afrontar algunas lecturas para la universidad y sé que disfrutar de esta autora me hará sentir mejor.

Aina,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Aina Sebastià Martínez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a CDmon que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.