fbpx
Lecturas de mayo

A pesar de mis expectativas, tras la vuelta al trabajo a jornada completa, mi ritmo lector ha disminuido durante este mes. Por esto, solo he conseguido completar dos lecturas en mayo: aquellas estrictamente necesarias y útiles para mis propósitos.


Las niñas buenas no van al polo Sur, de Liv Arnesen

Nunca había oído hablar de Liv Arnesen ni de sus proezas árticas hasta que encontré su libro en Natura Llibres. Era el mes de agosto, estábamos de vacaciones en el Pirineo de Lleida en plena ola de calor y necesitaba una lectura refrescante y diferente. Así que no me lo pensé mucho.

Pero lo cierto es que “Las niñas buenas no van al Polo Sur” fue relegado por excursiones y visitas al río. De vuelta a Barcelona quedó enterrado entre libros y no ha sido hasta ahora que he decidido leerlo.

Con la excusa del próximo capítulo de  Conspiració Literaria, en el que hablaremos de literatura de viajes, lo empecé a leer un poco obligada (“lleva casi un año en mi estantería”, me repetía). Pero al cabo de pocas páginas empecé a disfrutar de la primera de mis lecturas de mayo y a engancharme, hasta el punto que me sentía fascinada por la historia.

Y es que, lejos de lo que imaginaba que había comprado, “Las niñas buenas no van al Polo Sur” no es solo el diario de la primera mujer que llega sola hasta ese punto geográfico del planeta. Arnesen cuenta el porqué de su interés por las montañas, por la nieve y, en especial, por el Polo Sur: también narra el proceso de planificación del viaje, resaltando las dificultades con las que se encuentra por el simple hecho de ser mujer; y, finalmente, su aventura a través del hielo.

Esta historia de superación ha sido una inspiración, una lectura que me ha hecho reflexionar sobre todo aquello que somos capaces de hacer las mujeres, aunque el patriarcado se empeñe en hacernos creer lo contrario ❄️💪🏼💜


Luciérnagas, de Ana María Matute

Lo que más me gusta de ser profesora de literatura es pasarme el día hablando de libros, pero la parte menos atractiva es la de tener que charlar de títulos que me resultan poco interesantes. Como es el caso de “Luciérnagas“, de Ana María Matute, la segunda de mis lecturas de mayo y título obligatorio de Literatura Castellana de bachillerato, una de las asignaturas que imparto este curso.

Sin querer sonar dramática, he tardado casi un mes entero (el tiempo que hace que empecé la sustitución en el colegio) en leer esta historia ambientada durante la Guerra Civil. Las descripciones espesas, el ritmo denso, los personajes deprimentes y un contexto histórico desolador han hecho de la lectura de Luciérnagas un suplicio. Si he seguido hasta el final ha sido, únicamente, para poder hablar de esta obra con conocimiento de causa con los alumnos.

Como me pasó en su día con Carmen Martín Gaite, Ana María Matute y yo parecemos habitar espacios geográficos y desplazarnos por el cronograma de la historia española de forma totalmente diferente. Incluso su lenguaje me es ajeno, extraño e incómodo, una sensación que vuelve a mí cada vez que pienso en el libro. Y no puedo evitar entristecerme pensando que obligamos a nuestros alumnos, posibles futuros amantes de la lectura, títulos tan desoladores y grises.


¿Y en junio?

En junio espero poder volver a leer por placer, sin estar pendiente de tomar notas o de preparar material para los alumnos. Será un mes estresante por el fin de las clases y la corrección de exámenes, pero cruzo los dedos para encontrar un poco de tiempo para mí y mis lecturas.

Aina,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Aina Sebastià Martínez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a CDmon que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.