Libros

Los libros de enero: Berlin, Murakami, Zweig y Júlia Bertran

Aunque no me haya fijado ningún objetivo lector para 2021, creo que es justo afirmar que he empezado el año superando mis expectativas. He leído un total de 4 libros estilos muy diferentes, lo que me ha permitido estar motivada y no aburrirme durante los días de confinamiento voluntario de este mes de enero.


Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin

Empecé el libro de Lucia Berlin a finales del año pasado, después de leer mucho sobre la autora y sentir una necesidad casi imperante por conocerla a través de su obra. Si bien es cierto que no se trata de una biografía, “Manual para mujeres de la limpieza” podría enmarcarse en el género de la autoficción o novela personal. Esta etiqueta, creada por Serge Dubrovsky en 1977, agrupa las producciones literarias en las que se cruza la vida real del autor y el relato de una experiencia ficticia vivida por este. Dubrovsky lo creó en su día para su novela “Fils“.

La autoficción de Lucia Berlin

En el recopilatorio de cuentos de Lucia Berlin aparece con frecuencia una protagonista con hijos, problemas con el alcohol, divorcios y cambios de residencia frecuentes, una vida muy parecida a la de la escritora. Nacida en Alaska, Lucia vivió durante su infancia en diferentes estados mineros de Estados Unidos debido al trabajo de su padre, ingeniero de minas. Más tarde, cuando éste fue llamado a filas, Lucia, su madre y su hermana se instalaron en El Paso con sus abuelos maternos. Permanecieron allí hasta el final de guerra, cuando su padre regresó y se mudaron a Chile.

Tras terminar los estudios en Chile, Lucia se trasladó a Nuevo México para estudiar Periodismo en la universidad. En contra de la voluntad de sus padres, se casó A los 17 años con un escultor, quien le abandonó al nacer su segundo hijo. En este contexto, ella siguió estudiando y empezó a escribir. Fue en esa época cuando conocería a su dos futuros maridos, ambos músicos de jazz: Carrera Newton y Buddy Berlin. En 1958, con 22 años se casó con el primero, para luego abandonarle en 1961 por Berlin, con quien se trasladaría a México. En 1968 se divorció de su tercer y último marido, padre de sus dos hijos pequeños, para no volver a casarse.

Todos y cada uno de estos momentos de la vida de Lucia (primero Brown, luego Newton y por último Berlin) aparecen en “Manual para mujeres de la limpieza”, así como todos los trabajos que tuvo que realizar para poder sacar adelante a sus hijos y de su lucha contra el alcohol. Unos relatos crudos, trepidantes y muy intensos en los que sigo pensando a menudo.


L’amant perillosa, de Haruki Murakami

En un registro totalmente distinto, y con ganas de leer algo más relajante y fluido, elegí este libro de Murakami. El título en inglés es “South of the borden, West of the Sun“, lo que suena mucho más poético y misterioso que el escogido para su edición en catalán. Di con él una tarde, merodeando en los perfiles de Goodreads, y se lo pedí a mi padre, quien me entregó todos los libros de Murkami de su biblioteca como respuesta.

Tardé poco más de dos páginas en darme cuenta de que, en realidad, ya lo había leído. Pero aun así, seguí. De hecho, creo que ya no podía parar: me vi envuelta de nuevo en la historia de Hajime y en su relación especial con Shimamoto, su amiga de la infancia.

Los libros de Murakami tienen algo de magnético para mí. Quizás sea el mood, a menudo con lluvia, jazz y cigarrillos, o esos personajes que dibuja siempre cabizbajos, solitarios y reflexivos. Tiene la capacidad de detener el mundo y hacer que te centres solo en el protagonista, que le sigas en tu mente allí donde vaya y sientas la misma pena, la misma soledad y tristeza cada vez que pone la ajuga sobre un vinilo o que escucha las gotas de agua salpicar las lunas del coche.

Igual que la primera vez que lo terminé, “L’amant perillosa” me dejó la sensación de vacío, de desasosiego y de pérdida que suelen imprimir en mí la mayoría de las novelas de Haruki Murakami. Ojalá todas las lecturas me removieran así.


Carta d’una desconeguda, de Stefan Zweig

En Reyes tuve la inmensa suerte que me regalaran unos diez libros, todos diferentes en estilo y género, de la editorial Quaderns Crema. Fue mi amigo invisible quién tuvo esta brillante idea, y entre los títulos no faltó este clásico imprescindible de Stefan Zweig: “Carta d’una desconeguda” o “Carta de una desconocida“, disponible en castellano editada por Acantilado.

Y es que Stefan Zweig es uno de mis favoritos desde hace años. Más concretamente desde la universidad, cuando leí “El món d’ahir” para alguna asignatura de crónica que ahora no recuerdo. Me fascinó su forma de narrar los hechos desde una óptica personal y cercana, utilizando las situaciones más concretas para explicar un momento histórico.

Zweig: el cronista del periodo entre guerras

Un poco como me pasó con Berlin, debo reconocer que su vida hizo que sintiera todavía más interés por su obra: vienés de nacimiento, en el sí de una familia judía adinerada, Zweig viajó por el mundo y se estableció en Salzburg durante casi 20 años. Se exilió en Zurich durante la Primera Guerra Mundial y más tarde trabajó como corresponsabl para la prensa libre vienesa desde Suiza. Tras la paz del 1918 pudo volver a su país natal, Áustria, donde se casó con una admiradora.

Aunque no practicaba el judaismo (incluso llegó a afirmar en una entrevista que sus padres eran judíos por un accidente de nacimiento, Hitler se negó a asistir a una de sus obras de teatro estrenada en Dresde. Con el aumento del nacionalsocialismo, Stefan Zweig se trasladó temporalmente a Londres y, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial se estableció en París. En 1941, después de obtener la ciudadanía británica y de viajar por el mundo para dar conferencias, se instaló en Brasil. Se suicidó en 1942 en Petrópolis.

En este breve e intensa obra, Stefan Zweig explora el rechazo, el abandono, la desesperación que siente la protagonista, de quién ni siquiera sabremos el nombre. Escrita como una carta, tal y como el título ya desvela, el inicio es tan repentino que ni siquiera de tiempo al lector de ubicarse. Rápidamente Zweig contagia el llanto interior de la relatora: enamoramiento no correspondido, obsesión a lo largo de los años y varios reencuentros con un final fatídico.

Tan corta y tan penetrante que es imposible apartar los ojos hasta haberlo terminado.


M’estimes i em times, de Júlia Bertran

Por último, la lectura del Club Bovary de enero: “M’estimes i em times”, de Júlia Bertran. Un libro sobre sexo, género, feminismo, machismo, culpabilidad, discriminación… Temas tabú que, tal y como ya advierte la autora en el prólogo, quieren dinamitar la normalidad en la que vivimos.

Y en mi caso, lo consiguió. No estoy acostumbrada a leer libros sobre esta temática, ni siquiera en formato entrevista o ensayo, quizás porque a menudo siento que la literatura está reservada para la ficción. Todo lo que sé sobre estas materias (que es muy poco, debo reconocer) lo he leído en artículos, blogs e incluso posts de Instagram. Quizás fue por eso que la simple idea de separar sexo y género, cuando entró por primera vez en mi cerebro de forma sólida y consistente, me fundió los plomos.

La primera mitad del libro consta de 7 entrevistas: Mari Luz Esteban, Brigitte Vasallo, María Riot, Coral Herrera, Niño de Elche, Carolina del Olmo y Teo Pardo. Todas diferentes, con un foco distinto, pero siempre gravitando alrededor del amor y cómo abordarlo para que seamos libres y felices. En la segunda mitad encontramos las ilustraciones, a menudo más potentes y sobrecogedoras que los textos, y que invitan a reflexionar con más intensidad, si cabe.

Una lectura diferente, perfecta para ser compartida y comentada. Porque aprendí tanto leyéndola sola como debatiéndola en el club de lectura, descubriendo matices que me habían pasado por alto.


¿Y en febrero?

Encima de la mesita de noche ya hace algunos días que tengo “Homes sense dones” de Murakami, ya que desde que mi padre me dejó todos sus libros he pensado en darles una relectura. Pero también cargo con una preciosa edición de Mrs. Dalloway de Virginia Woolf en inglés y su traducción al castellano para no perderme ningún detalle.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Aina Sebastià Martínez.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  CDmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.